Inicio > Noticias > La magnífica despedida de Juan Seminario

Compartir en

La magnífica despedida de Juan Seminario

08/11/2018 - 13:00

Juan Seminario ha sido uno de los futbolistas peruanos más brillantes que han jugado en suelo europeo. Durante su paso por el Real Zaragoza exhibió con brillo su habilidad para deslumbrar en un fútbol muy diferente al actual; con un contacto físico feroz y bajo unas condiciones negativas para cualquier atacante eléctrico. Seminario consiguió imponer su desparpajo en un Zaragoza que estaba germinando el equipo de Los Magníficos. Fue un futbolista de récord; el único ‘pichichi’ blanquillo y goleador hasta en su despedida.

La temporada 1961-62 fue de gran recuerdo para el Real Zaragoza. Consiguieron una meritoria cuarta posición en Liga, dejando una imagen de equipo grande, sobre todo en La Romareda. En el feudo zaragocista cayeron derrotados Barcelona, Real Madrid, Athletic de Bilbao, Valencia… Ningún equipo consiguió asaltar el fortín blanquillo durante aquella campaña. Fueron partidos donde el Real Zaragoza arrasaba con un ataque repleto de dinamita donde destacaba la figura de Seminario. El ariete que anotó 25 goles en aquella temporada para convertirse en el máximo goleador de la categoría.

Fueron muchos los equipos que seguían con atención su nivel dentro del fútbol español. Uno de ellos era la Fiorentina, que durante el curso 1962-63 solía enviar a dos emisarios al estadio de La Romareda para apreciar en directo al astro peruano. Los italianos ya tenían la decisión tomada, iban a hacer un fuerte desembolso por Seminario. Pero todavía quedaba por convencer a un alto mando del club florentino sobre su fichaje. Entonces llegó el partido contra el Mallorca, un 4 de noviembre de 1962. La exhibición final.

Seminario marcó cuatro goles en 40 minutos. Todo balón que tocó lo convirtió en gol. El primero tras culminar una genial jugada personal con un excelente disparo; el segundo lo convirtió tras convertir un rechace a disparo de Murillo; el tercero lo materializó de penalti y el cuarto fue tras rematar una falta botada desde un lateral. Además, el árbitro le anuló un tanto a Seminario, muy discutido por los cronistas, que hubiera supuesto su quinta diana.

Aquel día, Seminario agasajó con creces a los miembros de la Fiorentina y la directiva prefirió que el futbolista y el futbolista llenó las arcas del Real Zaragoza con un jugoso desembolso de aproximadamente 12,5 millones de pesetas. Una cifra importante para aquella época, correspondiente a la valía de un futbolista sobresaliente que dejó su huella en el club zaragozano.

Seguir a @realzaragoza

Real Zaragoza

@RealZaragoza